De la resiliencia a la antifragilidad

De la resiliencia a la antifragilidad: Iniciativas para mejorar la forma de trabajar durante y después de la crisis COVID-19

"La antifragilidad va más allá de la resiliencia o la robustez. Lo resiliente resiste los choques y permanece igual; lo antifrágil mejora".

La crisis de COVID-19, además de la enorme tragedia personal y el impacto tan importante que está teniendo en nuestra economía, está provocando un profundo cambio en nuestra forma de trabajar, de relacionarnos y de vivir.

Muchos elementos, que hemos considerado estables durante décadas, están experimentando ahora cambios sin precedentes. ¿Cómo podemos prepararnos para la nueva normalidad y cómo podemos aprovechar estos cambios para mejorar nuestra organización?

El concepto científico de antifragilidad nos da un punto de partida: para crecer, debemos aprovechar este momento de volatilidad, incertidumbre y desorden, y utilizar estos factores de estrés.

En bicg hemos desarrollado un plan de acción para ayudar a las organizaciones a superar la resiliencia e iniciar su viaje hacia la antifragilidad, con el fin de obtener una ventaja competitiva para la nueva normalidad después de COVID-19.

Este reto es multidisciplinar, por lo que sólo abordándolo de forma sistémica e integrando una amplia diversidad de disciplinas podremos conducir con éxito a las organizaciones hacia la nueva normalidad. He aquí cómo proponemos emprender este viaje.

Share this post