Covid 19

Hemos diseñado un plan que consta de tres fases para acompañar a las organizaciones en su transición a la nueva situación.

¿Cómo estamos ayudando a las empresas a evolucionar en esta nueva realidad?

Fase 1: Vía rápida para la implantación del trabajo a distancia

Implantación rápida y eficaz del trabajo a distancia para los líderes.

El objetivo es implantar un modelo de trabajo remoto según las necesidades de los empleados con acciones específicas para cada organización, teniendo en cuenta sus diferentes problemas, resistencias culturales y los obstáculos que puedan surgir en el proceso. La Implantación se realiza en una o varias fases, dependiendo del colectivo en cuestión.

Consta de:

Análisis: Conocer la situación de la empresa, agrupar a los profesionales por dinámica de trabajo y priorizar la implantación en los puestos más críticos.

Formación a través de webinars: Recomendaciones y pautas sobre el trabajo a distancia, la colaboración, el liderazgo, la conciliación de la vida personal y laboral, así como los riesgos psicosociales.

Gestión del cambio: Creación de una comunidad digital como repositorio de información, feedback constante y punto de dinamización de acciones de contingencia a corto plazo.

Plan de seguimiento y sostenibilidad: Encuesta de satisfacción de los empleados, encuesta de éxito de las acciones de contingencia, identificación de oportunidades y preparación de la Fase 2.

Fase 2: Continuidad de negocio en el modelo de trabajo a distancia

Respuesta ágil a los retos que plantea el funcionamiento del negocio a distancia.

Esta fase tiene como objetivo asegurar la continuidad del negocio en un entorno de trabajo remoto extremo, garantizando el desarrollo del trabajo en las mejores condiciones posibles. Genera un cambio de hábitos y comportamientos y una mejor y más sostenible experiencia del Cliente y del Empleado.

Para ello, hay que resolver diferentes retos a distintos niveles y con la mayor rapidez posible:

Retos básicos: Llevar a cabo el trabajo remoto de contingencia en la organización definiendo los perfiles profesionales, las tecnologías necesarias, la velocidad de respuesta y los puntos de contacto con el cliente.

Retos tácticos: Para llevar a cabo con éxito el trabajo a distancia proporcionar el conocimiento y la formación en: personas, planificación del trabajo, modalidades de interacción y un nuevo modelo de liderazgo.

Objetivos/rendimiento: Disponer de KPIs y OKRs para medir el impacto que el trabajo remoto tiene en la productividad a nivel individual y de equipo/proyecto.

Retos estratégicos: Definir un plan para mejorar los aspectos estratégicos e implementar iniciativas de alto impacto.

Fase 3: Preparación para la nueva normalidad del trabajo

Evolucionar la empresa para salir fortalecidos de esta crisis.

Ayudamos a su organización a obtener una ventaja competitiva para la nueva normalidad post-COVID-19. Este reto multidisciplinar debe abordarse de forma sistémica, integrando una amplia diversidad de disciplinas para garantizar su éxito.

Hay tres pasos:

Análisis: Para establecer el potencial de la organización en la nueva normalidad hay que partir de su situación pasada y presente, así como entender las posibilidades que puede ofrecer el futuro, desde una diversidad de perspectivas.

Diseño del nuevo modelo: Junto con la organización, creamos un nuevo modelo holístico que incluya todos los aspectos relevantes para hacer posible su implantación. Creamos un plan integrado, teniendo en cuenta la Experiencia del Empleado, así como el resto de disciplinas que afectan a la forma de trabajar. También redefinimos los nuevos puntos de contacto con el cliente, los proveedores y las partes interesadas.

Implementación: Proponemos fases quincenales (sprints) para ayudar a asimilar las nuevas formas de trabajo de forma efectiva, y sincronizar con la estrategia organizativa y la normativa en todo momento.

Share this post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on xing
Share on whatsapp
Share on email